mayo 23, 2024

me3mobile

Noticias de actualidad

Descubrir el poder de la fermentación de la mano de las bebidas fermentadas de Hidromiel Zángana

2 min read

Hoy en día, entre las bebidas fermentadas más comunes se encuentran el vino, la cerveza y el hidromiel. En todos estos casos, el punto de partida es un líquido de origen natural que contiene glucosa. Este elemento proviene de la uva, el cereal o la miel de abeja, entre otras alternativas. Ahora bien, para que se produzca la fermentación es necesario dejar reposar el líquido a una temperatura no muy fría. De esta manera, las levaduras, que son microorganismos, transforman glucosa en alcohol.

La fermentación es un proceso natural

La fermentación se produce en la naturaleza sin necesidad de intervención humana. De hecho, muchas bebidas alcohólicas se descubrieron después de haberse generado de manera espontánea en lugares de almacenamiento. Posteriormente, la acción del hombre fue perfeccionando técnicas para elaborar con más calidad.

Por lo general, este proceso se detiene enfriando el líquido. De esta manera, las levaduras mueren. En comparación con la destilación, este proceso resulta más natural, ya que está basado en la germinación controlada de microorganismos. Por este motivo, las bebidas fermentadas son más naturales y beneficiosas para la salud. Cabe destacar que estas preparaciones conservan más nutrientes que los destilados y contienen una graduación alcohólica más baja.

El proceso de fermentación con levaduras seleccionadas de Hidromiel Zángana

Esta marca destaca por usar ingredientes de primera calidad. En primer lugar, la miel es 100 % española y resulta fundamental para el producto, ya que aporta sabor y aromas. Además, esta empresa emplea agua del manantial Las Xanas de Quirós. Al tener un correcto equilibrio de minerales, se facilita la fermentación y se mejora la calidad del producto final. Hidromiel Zángana puede acceder fácilmente a este recurso porque su fábrica se encuentra en Los Valles del Oso, una de las zonas más verdes de Asturias.

A su vez, para iniciar el proceso de fermentación se mezclan la miel con el agua y se agregan levaduras seleccionadas. Entonces, el azúcar se comienza a transformar en alcohol y dióxido de carbono. Al mismo tiempo, se producen otros procesos que generan aromas y sabores característicos del hidromiel que elabora esta compañía. Cuando ha pasado el tiempo adecuado, es posible proceder con la fase de embotellado.

El hidromiel elaborado por Hidromiel Zángana destaca dentro de las bebidas fermentadas por su alta calidad y sabor distintivo. Se trata de un producto que es fruto del poder de la fermentación.